¿Por qué nos gustan tanto las aceitunas rellenas?

Entre la gran variedad de aceitunas que actualmente existen en el mercado destacan las ventas que se producen en aceitunas rellenas. Sus sabores variados y sus posibilidades han calado en el gusto del consumidor que ha demostrado preferirlas por encima de otros tipos, como las aceitunas aliñadas, que también tienen muchos adeptos.

Los rellenos son tan variados como se quiera imaginar ya que muchas personas optan por realizar sus propias recetas en casa para darles una mayor originalidad a sus platos y tener un toque muy personal en sus aperitivos.

La mayoría, prefieren comprar las aceitunas previamente rellenas para ahorrarse el trabajo y, cuando hay invitados o apetece darse un capricho, abrir el frasco y disfrutar al momento de su especial sabor.

Razones para amar las aceitunas rellenas

Tratar de saber por qué nos gustan tanto las aceitunas rellenas nos obliga a preguntar a nuestro alrededor y las razones que nos dan son bastante evidentes en algunos casos y muy divertidas en otros.

-Su sabor: No hay duda de que la principal razón para amar las aceitunas rellenas es su sabor. Cuando tomamos este tipo de aceitunas disfrutamos por partida doble, ya sea acentuando los matices de la aceituna o estableciendo un sabroso contraste.

-Sus posibilidades: Las aceitunas casan prácticamente con todo. Pueden rellenarse con productos muy diferentes y conseguir sabores totalmente opuestos unos a los otros. Eso hace que jamás te puedas aburrir de ellas, ya sea comprándolas ya sea inventando nuevas combinaciones.

-El elemento sorpresa: Precisamente porque se puede rellenar con cualquier cosa y no tiene por qué decirse previamente, el elemento sorpresa es lo que más gusta a algunos que disfrutan con selecciones de aceitunas rellenas que mezclan para no saber cuál va a ser la siguiente explosión de sabor que va a tener lugar en su boca. Una manera divertida de darle un puntito de emoción al aperitivo.

Además, las aceitunas rellenas siempre conservan el sabor y la calidad de la aceituna original, por eso hay que comprarlas de muy buena calidad. No vale utilizar para rellenar las aceitunas que estén dañadas o estén más molidas, porque se percibirá tan solo al morderlas. Una carne dura, firme y un gusto ácido pero agradable son perfectos para combinar con otros sabores.

Como consumimos las aceitunas rellenas

Tanto para consumir a modo de aperitivo como para formar parte de todo tipo de platos, las aceitunas rellenas están prácticamente en todas las despensas y cada uno tiene su forma favorita de tomarlas.

-En ensaladilla: Las primeras aceitunas rellenas que aparecieron en las tiendas de manera generalizada fueron las que contenían anchoa. Dos sabores fuertes que se unían para intensificar la experiencia de tomarse esas aceitunas y que le daban un gusto muy especial a las ensaladillas veraniegas.

Las anchoas rellenas de pimientos también son muy utilizadas en las ensaladillas. El pimiento es de por sí un elemento clave en este plato y, de este modo, pasa a formar parte de manera muy intensa.

-Como aperitivo: Si ya de por sí las aceitunas parecen casar con prácticamente cualquier bebida, tanto alcohólica como refrescante, las aceitunas rellenas son un pequeño plus que se ofrece en muchos locales para disfrutar todavía más del acompañamiento.

Si las aceitunas siempre han sido la típica tapa que se ha puesto como regalo de la casa con las bebidas, ahora son algo un poco más elegante y fino, especialmente si se utilizan variedades de olivas menos comunes o con rellenos muy originales.

Ya no es raro que en algunos locales se pida un aperitivo a base de aceitunas y quesos como antes se pedían otras tapas y que la gente aprecie los matices de las diferentes aceitunas rellenas y esté dispuesta a considerarlas “tapa de pago”.

-En la cocina: Aunque la ensaladilla haya sido hasta hace poco un plato estrella con aceitunas, son muchos los platos de nuestra gastronomía que contienen aceitunas y que pueden mejorar con las aceitunas rellenas.

La carne en rollo con aceitunas rellenas de pimiento, las pizzas con aceitunas rellenas de cualquier variedad de pescado y marisco o la pasta con aceitunas negras rellenas de queso son tan solo algunos ejemplos.

-Recetas originales: Estamos acostumbrados a ver las aceitunas rellenas presentadas siempre de una manera más o menos igual: la aceituna entera deshuesada y el relleno introducido en el agujero que ha dejado el hueso. Pero si se quiere ser muy original se pueden presentar de una forma totalmente distinta.

Un ejemplo es cortando la aceituna en dos partes y colocando en medio, por ejemplo, un poco de queso y un poco de pimiento. Para unir todo se utilizaría un mini palillo. Evidentemente, para hacer muchas hay que tener paciencia y gracia, pero es mucho más sencillo que rellenar los huecos y queda con una presentación muy llamativa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *