Por qué incorporar a tu dieta conservas de pescado

¿De verdad que todavía te preguntas si debes de incorporar a tu dieta conservas de pescado? Si es así es porque seguramente no has descubierto todavía la gran cantidad de ventajas que tienen estos productos. Aquí te comentamos las más importantes de ellas.

beneficios-comer-conservas-pescado

10 ventajas de comer conservas de pescado

  • Mantienen sus valores nutricionales: Si el pescado es un alimento sano porque tiene muy buenos valores, entonces las conservas no lo van a ser menos puesto que estos valores se mantienen intactos. Es falso lo que algunos creen sobre que el pescado pierde propiedades cuando se realiza una conserva.
  • No contienen conservantes químicos: El proceso de las conservas es totalmente natural, de hecho tiene tantos años que sería imposible haberlo hecho con conservantes químicos puesto que no existían. Debido a la forma en la que se envasa, el pescado mantiene sus propiedades durante meses, si es en un bote o incluso años si se conserva en una lata. La lata puede impedir que entre el aire que es el causante de la degradación del producto y gracias a ese aislamiento, todo queda, por decirlo de algún modo, detenido en el tiempo. Tal es el poder de conservación de la lata que se sabe de alguna con muchas décadas a sus espaldas y que al abrirla contenía el producto intacto.
  • Contienen altos niveles de Omega 3: Todos los pescados contienen altos niveles de Omega 3, pero es que además, en muchas conservas se utiliza aceite de oliva, el cual no solo contiene Omega 3, sino también Omega 6, básico para que haya un equilibrio.
  • Están siempre a mano: Las conservas de pescado te pueden quitar de muchos apuros. Una comida que hay que improvisar, un día en el que todo se complica o, simplemente, un buen aperitivo antes de comenzar una comida. Abrir una lata de mejillones antes de comer puede ser un primer plato o un aperitivo fantástico para saborear algo realmente rico y muy saludable. Y siempre se pueden tener a mano, por lo que no hay que planificarlo.
  • No ocupan mucho espacio: Precisamente, el motivo de poder tener siempre a mano las conservas de pescado es que no ocupan demasiado espacio. Normalmente, las latas se pueden apilar con facilidad y lo mismo ocurre con los frascos de conserva en los que podemos encontrar atún o anchoas, por ejemplo. No importa el tamaño de la alacena, las latas de conserva se adaptan a cualquier espacio y en muy poco sitio se pueden tener un gran número de ellas, con diferentes variedades para tener una nutrida selección de productos saludables entre los que poder elegir.
  • No necesitan frío: Y hablamos de alacenas porque precisamente, una de las ventajas de las conservas de pescado es que no necesitan de frío para mantenerse. Pueden guardarse en cualquier lugar de la cocina, en una despensa o incluso pueden llevarse en una mochila cuando se va de excursión, pudiendo estar varios días dentro de la bolsa sin problema de ningún tipo. Este es el motivo por el que las conservas de pescado enlatadas son uno de los menús que suelen llevar los aventureros que tienen que realizar largas expediciones. Así, pueden disfrutar de menús de pescado sin problema de tener que cargar con pesados paquetes o que se les estropee a los pocos días.
  • Son perfectas para comer sano cuando se tiene prisa: Muchas personas echan la culpa de llevar una dieta poco sana a las prisas a la hora de comer, a no hacerlo en casa o a que llegan muy cansados a la hora de la cena. Las conservas de pescado ofrecen menús tan variados que la persona podría cenar cada día una cosa diferente durante, por lo menos, dos semanas. Y sin que le cause ningún trabajo, ya que abrir una lata y ponerse en el plato el contenido es todo lo que hay que hacer para saborearlo. También se pueden llevar a la oficina.
  • Su fecha de caducidad es muy amplia: Como hemos dicho, las conservas guardan sus propiedades durante mucho tiempo. Las fechas impresas en la lata son fechas de consumo recomendado y aun así, tienen la mayor amplitud.
  • Su precio es igual durante todo el año: Si compras con asiduidad pescado fresco sabes cuánto varía el precio del mismo a lo largo de todo el año. Sin embargo, las conservas de pescado cuestan exactamente lo mismo y no se encuentran sometidas a las fluctuaciones del mercado.
  • Su sabor es excelente: Todo lo que hemos dicho hasta ahora no tendría sentido si, al final, el sabor de la conserva no fuera bueno y no convenciera a la gente. Lo cierto, es que el sabor del pescado en conserva es excelente, sobre todo de aquellos pescados que han sido conservados con un buen aceite que haga que ganen en sabor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *